Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Sáb Jul 15, 2017 11:20 am.
Últimos temas
» probando (? 1, 2, 3... 14!
Mar Abr 30, 2013 7:08 am por Edgar F. Black

» //ELITE//Carpe Retractum // Foro de Hp - tercera generación
Jue Ago 02, 2012 4:55 am por Invitado

» Little Hangleton {Foro Necesita Ayuda Urgente}NormAl
Jue Jul 19, 2012 2:13 am por Invitado

» Love is Destruction//Normal//Necesitamos Cullen y Volturi, Bella y nessie incluidas
Lun Jul 02, 2012 6:12 am por Invitado

» Hielo & Fuego ~ Cambio de Boton Élite
Mar Mayo 29, 2012 6:35 am por Invitado

» • Accio Hogwarts • [Afiliación Elite] Cambio de Botón!
Jue Mayo 24, 2012 11:45 am por Invitado

» Marauders Life { Normal }
Vie Mayo 04, 2012 2:36 am por Invitado

» Aresto Momentum [Afiliación Normal]
Lun Mar 26, 2012 6:18 am por Invitado

» Phantom of Music || Recién abierto (personajes Disponibles) || Afiliación Normal
Miér Mar 14, 2012 12:43 pm por Invitado

Nos encontramos en pleno Invierno. Blanca nieve recubre los patios todos los días, por lo menos hasta que lleguemos a abril y empiece a caldear la temperatura. La Navidad terminó ya hace tiempo. Nos encontramos a Febrero. Los estudiantes de Hogwarts disfrutan de la vuelta al trabajo con guerras de la nieve que aún tiene tiempo por las cercanías. ¡Será mejor que te abrigues, aquí siempre hace frío!


SITUACIÓN CRONOLÓGICA:
Mediados de Febrero de 1976.
TEMPERATURAS MÁXIMAS:

TEMPERATURAS MÍNIMAS:
-5º










hermanos



élite
Image and video hosting by TinyPic Finite Incantatem Photobucket Gossip Girl RPG Photobucket Image and video hosting by TinyPic Photobucket Live Your Dream Inferum College Photobucket Finite Incantatem Panem Games http://illiweb.com/fa/pbucket.gif

normales

Tenía los ojos verdes, aunque la locura los pintó negros.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tenía los ojos verdes, aunque la locura los pintó negros.

Mensaje por Maddeleine F. Black el Dom Feb 12, 2012 10:46 pm

Verde.




Verde, eso es lo último que veo. Pero no el verde del hechizo innombrable para mi sobrino, ese que apenas acaba de aprender es capaz de causar la muerte a alguien y que tiene terminantemente prohibido siquiera pensar, y que pronto deberá utilizar. No es ese tipo de verde, no es luz. Es oscuridad. Son sus ojos verdes oscuros.

Ella hizo su promesa, yo la mía y ahora ambas están cumplidas. En menos de un suspiro, un parpadeo, se que me he ido. No hay ningún torrete de imágenes, tampoco dolor o sentimiento alguno. Un segundo todo es negro, cómo quedándote dormido bajo una nana en la inocencia de una cuna. Verde, pienso una vez más, como las franjas de la pared de mi habitación en casa. No se a dónde voy, pero el instante de negro cesa, y lentamente el blanco lo reemplaza. La luz no hace daño, no es cálida, no es nada más que un hecho que permite que mi alrededor sea visible para unos ojos ya muertos.





Para Tatiana, Loreto, Carla, Ivonne y Claudia;
Gracias por todo. ¡Sobretodo por aguantarme!



_________________

nooneknows

So, here I am in my new apartment In a big city, they just dropped me off It's so much colder than I thought it would be So, I tucked myself in and turned my night light on Wish I'd never grown up  Could still be little It could still be simple


Bella, Bella, mira que encontré (?)
avatar
Maddeleine F. Black
Admin

Humor : Travieso.
Mensajes : 88
Fecha de inscripción : 27/01/2012

Ver perfil de usuario http://lightless.forophpbb.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Tenía los ojos verdes, aunque la locura los pintó negros.

Mensaje por Maddeleine F. Black el Dom Feb 12, 2012 11:56 pm

CAPÍTULO 1: Blanco.



Sirius Black había muerto.
Lo sabía, había visto cómo ocurrida y lo único de lo que se arrepiente es de que el pequeño de James, Harry, lo haya visto. Su ahijado había visto con sus propios ojos como la promesa de una familia se esfumaba. Chasqueó la lengua, metiendo las manos en los bolsillos mientras continuaba un camino que más bien parecía ser en círculos. Todo era blanco, sin límite alguno. No hay nada más que ese condenado y radiante color, que aunque no le alteraba tampoco le relajaba.

No era así, sin embargo en la cabeza del conocido delincuente prófugo de Azkaban. Su cabeza tiene de todo menos vacío, es más que obvio. Tras pensar en el jóven Harr, sus ideas se desvían hasta Remus, que probablemente detenga esa batalla, mandando una retirada. Lunático y sus pocas ansias de batalla en momentos como aquel, pensó Sirius. Suspiró, recolocando un mechón de pelo en su sitio y lamenta que su muerte haya tenido que ser frente a esa gente. Lupin había perdido ya a sus mejores amigos, los miembros restantes de la Órden del Fénix, otro combatiente, Harry la familia, el cabronazo de Lucius le había visto morir y probablemente había disfrutado con ello, los amigos de su sobrino habrían contemplado cómo todo se escapaba de sus manos. Un asco de noche, sin duda. Incluso Nymphadora tendrá menos posibilidades de echarle los tejos a Lupin después de lo ocurrido. La cosa canta, y más para Sirius, que conoce a Remus de toda la vida.

Aún así, sus pensamientos daban vueltas alrededor de otra persona que se encontraba en la sala. No quiere pensar en ella. No quiere pensar en su muerte. Así es, su asesina, Bellatrix Black es quien llena una vez más su mente. Como si alguna vez hubiera escapado de ellos. Caminando entre el blanco, recuerda el día en el que ambos hicieron una promesa. Promesa que acababan de cumplir.

Llovía, es más a cántaros. El hogar de los Black era un enjambre de abejas nerviosas y sin cabeza. El señor Tenebroso acababa de caer, y junto a la noticia, la del único superviviente llegó a sus oídos. El hijo de Cornamenta y Lily, que habían muerto para salvarlos. Les estaban dando caza a todos los mortífagos posibles. Los aurores llegarían en cualquier momento y ellos se preparaban para luchar. La caída de su señor significaba el final de la guerra, pero ellos no se detendrían. No dejarían que su muerte fuera en vano. No obstante, él, Sirius Black no creía poder aguantar un segundo más. La muerte de Potter, su hermano, fue la gota que colmó el vaso. Había perdido cualquier contacto con aquellos a los que había considerado una familia real, pues si bien su madre lo había acogido con los brazos abiertos el recelo de todos sus errores era expuesto tanto en el desayuno, cómo en la cena. Había tenido suficiente, quizá habría necesitado verlos a todos muertos para darse cuenta de cuán ciego había sido. Habría puesto su corazón en bandeja por ella, y no obstante, ella no podría haber dicho lo mismo, porque se lo había entregado a alguien que carecía de él: A el señor oscuro. ¡Se había casado con Rodolphus Lestrange, maldita sea! ¡Tenía a si hija en el seno de esa familia! No aguantaría ni un momento más. Había requerido mucho tiempo para echar la vista atrás y darse cuenta de su error: Amar con tanta fuerza para destruirse a uno mismo.

Moriría por ella, pero no permitiría que las vidas de los demás fueran arrebatadas para satisfacerla. No otra vez.

Fue así pues, como Sirius Black decidió convertirse en lo que era en sus últimos días. Había perdido todo por lo que había luchaod tanto tiempo antes de quererla. Ella misma había mandado a Mulciber cometer crímenes contra los que restaban de su vida como Gryffindor nada más salir del castillo para comprobar si le afectaba o no. En ocasiones se sentía tan amado como utilizado. No era un asesino. Había cometido errores y era hora de enmendarlos. La rata de Petegrew había vendiod a su hermano de verdad. Gue aquel día donde Sirius Black volvió a la carga como el rebelde sin causa, pero en esta ocasión con ella. Vengar las muertes que él mismo había dado. Se arrancó el tatuaje de la piel del antebrazo y lió una sábana para detener la sangre. La amaba, real. Pero seguir así era inhumano. Era hora de coger la maleta, y tan rápido como lo hizo la primera vez que se fugó a casa de Potter, se encargó de largarse de ahí. En aquel momento, mientras caminaba en el blanco, era cuando esos torrentes llegaron de verdad, memorias, las palabras. La escena al completo estaba en su mente.

"¡Detente, Sirius!" - La voz de ella estaba alterada, aterrada. Nunca la había oído así. Incluso insegura, ambos sabían que estaba ocurriendo, pero el paso de él no se detuvo. Nadie más que ella podía saber en que dirección se iría del lugar.
"Basta, Bella, se acabó. Final de la historia." -contestó él, tajante. Ella sentía el corazón en un puño, ¿podía estar ella realmente enamorada? Claramente, no de su marido. Pero si del padre de la pequeña Cassiopeia, que estaba frente a ella, pisando el césped con sus zapatos negros.
"¿A dónde vas? ¿A qué te refieres?"- y finalmente lo alcanzó, arrancando una carrera y posándo sus manos sobre el pecho de él para detenerlo. Los ojos de ella eran verdes, en esa ocasión luminosos. No oscuros. La lluvia que caía sobre ambos de alguna manera los iluminaba, empapados.
"Voy a casa." - contestó él. Aún así, no era la lluvia quien mojaba los ojos de ambos, sino las lágrimas que desbordaban sin que el orgullo de ambos fuera capaz de admitirlo. La más despiadada mortífaga, que profesaba los más grandes sentimientos por aquel hombre que se le escapaba de las manos, decidió arriesgarse a intentar hacerle volver. Era egoísta, siempre lo sería, pero lo necesitaba ahí. No necesitaba más aprobación que la del Señor Oscuro, pero si necesitaba sus ojos azules sobre los suyos. El roce de una mano. Una simple noche en la que Rodolphus no estaba, era suficiente para que sus venas siguieran transportando sangre. No podía permitirse perderle, no a él, le costaría la cordura."No soy un Black, Bella" - Sirius se permitió devolver la caricia, llevando las manos al rostro de ella, tratando de sonreír. Siempre les quedarían los recuerdos ¿no? Al fin y al cabo, estaba seguro de no poder amar a una mujer nunca más.

El termino bastó para ambos. Bellatrix se encogió en su sitio. La estaba matando, estaba muerta. Tendría que devolverle el golpe algún día. La ira, el odio, el amor que pesaba más que ambos. Sollozó, cosa que llenó los pulmones de Sirius, que empezaba a echarse atrás. No podía permitírselo.

"No creo en la causa. He mentido, he matado, incluso he vivido un infierno ..." -empezó él a la defensiva. No podía permitirse que esos ojos verdes le echaran atrás. " ¡Tu boda, Bella! ¿Sabes que fue eso? - tiembla ante las palabras de Sirius, Bellatrix Black finalmente tenía miedo de verdad. Era humana, al fin y al cabo.
"Sirius, porfavor ..." -deslizó la mirada por todo su rostro, pues aún suplicándole, no lograría nada. De alguna manera, se había terminado.

El latido de dos corazones rotos, una mirada y un último gesto emprendido por Sirius. La última bocanada del único aire que podía sanar sus pulmones: un beso. Lento e intenso, bajo la tormenta que se dseataba aquella noche. Aquello que ella más temía había sido dicho, mentras los ojos azules de él le daban la posibilidad de elegir. Era estúpido, por que el orgullo de ambos había transformado el amor en tragedia. Pero Bellatrix siempre estaría con el señor Oscuro. Y esa elección le robaría tanto corazón como razón. Aún así, nacería tomada ya.

"Te mataré, traidor" -murmuró sobre sus labios. Llevó la muñeca contra su nariz que moqueaba. A Sirius la idea de que ella estuviera llorando le resultó tierna, y se centró en ello para no tomarse aquello como un adiós, sino como un "hasta pronto". Sonrió sin fuerza. La de ella, no obstante, siempre había sido mayor. Podía ser la última vez, o quiza no. Bellatrix era la mujer de su vida, pero no podría ser. Sabía que no iba a cambiarla y eso le encantaba, porque no era como las demás, nunca lo había sido, así que con la voz más tierna que encontró en su ronco timbre de voz, besó su mejilla y susurró lo siguiente.

"Y yo dejaré que lo hagas" - Un segundo, y Bellatrix estaba sola.



_________________

nooneknows

So, here I am in my new apartment In a big city, they just dropped me off It's so much colder than I thought it would be So, I tucked myself in and turned my night light on Wish I'd never grown up  Could still be little It could still be simple


Bella, Bella, mira que encontré (?)
avatar
Maddeleine F. Black
Admin

Humor : Travieso.
Mensajes : 88
Fecha de inscripción : 27/01/2012

Ver perfil de usuario http://lightless.forophpbb.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Tenía los ojos verdes, aunque la locura los pintó negros.

Mensaje por Bellatrix C. Black el Mar Feb 14, 2012 4:32 am

¡OMG! Te juro que se me han saltado las lágrimas. Ha sido precioso, a la vez que triste T-T Definitivamente, justo lo que es la relación entre Bella y Sirius, porque decir que todo sería maravilloso y comerían perdices sería mentir. A no ser que él se cambiara de band0 por el resto de sus días, porque ella no lo haría jamás.

¡Bravo, bravo! -aplaude- le doy un 10, señorita. ¡Sigue así! *-*

_________________

I'mheartless
Get away, run away, fly away. Lead me astray to dreamer's hideaway. I cannot cry 'cause the shoulder cries more. I cannot die, I, a whore for the cold world. Forgive me, I have but two faces. One for the world. One for God. Save me. Tuck me in beneath the blue, beneath the pain, beneath the rain. Goodnight kiss for a child in time. Swaying blade my lullaby.
avatar
Bellatrix C. Black

Humor : Negro, sarcástico & perverso
Mensajes : 52
Fecha de inscripción : 29/01/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tenía los ojos verdes, aunque la locura los pintó negros.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.